1. Conoce cómo se construye una comunidad de marca fuerte

Crear una comunidad de marca fuerte es una de las tareas más complejas cuando de consolidación de negocios hablamos, sean estos físicos o electrónicos. Es que no es para nada fácil establecer vínculos de compromiso con un mismo contenido, frente a una indeterminada demanda de intereses o creencias diversas.

Lo que sí es muy sencillo, y además está claro, es que, cuando algo no es valioso o no tiene sentido para nosotros, lo desechamos. Para evitar estar en las estadísticas de las marcas que pasan desapercibidas o que nadie recuerda, debemos trabajar todos los elementos para construir esa fidelidad.

Pero llegar a tener esa ansiada comunidad de marca de nuestro negocio, no basta con abaratar costos o al contrario. ¡No! Este proceso incluye un persistente trabajo de mucho análisis e inversión. ¿Quieres saber cómo conectar con tus clientes y consolidar una comunidad? ¡Sí! Entonces, sigue estos consejos.

  1. Construir una comunidad de marca fuerte depende de la cultura del cliente

Como antes señalamos, tener una comunidad de marca fuerte no es un trabajo que se hace de la noche a la mañana. Implica una concatenación de elementos que buscan responder a los intereses de un grupo de personas. Pero para determinar cuáles son esos componentes, es necesario evaluar al consumidor.

Esa identificación del comportamiento y cultura del prospecto o cliente, también es otro trabajo de gran complejidad; pues, captar las necesidades de un mercado objetivo, se ha vuelto cada vez más difícil, no solo por el alcance que tiene el ecommerce; sino, por la madurez y sobreinformación de quienes consumen.

En ese sentido, y como los negocios ya no están aislados geográficamente, las comunidades están emergiendo de esa misma manera. Ahora los clientes conviven interconectados, se consolidan de esa forma y mantienen así, una densa unión. Esto nos lleva a concluir que: las marcas no tienen una sola audiencia.

Entonces, ¿cuál es el reto para construir una comunidad de marca fuerte? Convencer a un público heterogéneo, bidimensional y cambiante desde cualquier extremo. En este punto llega la interrogante, ¿cómo puedo construirla y mantenerla a largo plazo? ¡Veamos algunas recomendaciones!

  1. Diseña una comunidad de marca fuerte basada en lo que sabes de tu cliente

Las comunidades de clientes se conforman, porque estos se alinean con lo que la marca ofrece; pero además, por el valor agregado que estas logran transmitirles.  Sin embargo, esto es un hecho que no ocurre por casualidad, la marca, el negocio, ha trabajado para ello. ¿Cómo? Con herramientas y técnicas específicas.

Esas valiosas estrategias, se usan en función de estudiar a su audiencia objetivo, recopilan datos, percepciones culturales e información en general, que les permite deducir:

  • Para qué necesita el producto o servicio
  • Por qué ese y no otro producto o servicio
  • Para cuándo necesita el producto o servicio
  • Cuáles son los canales de cobranzas favoritos
  • Y demás motivaciones de su audiencia
  1. Conoce quiénes serán parte de tu comunidad

Una valiosa estrategia de arranque para construir tu comunidad es diseñando un catálogo de buyer persona ¡Sí! Ahí vas a describir desde todas las perspectivas y enfoques a quiénes quieres como cliente. Esto implica:

  • Identidad e información general personal
  • Entorno educativo y laboral
  • Comportamiento en Internet
  • Relación con el servicio o producto

Una vez tengas definido con quién deseas establecer un vínculo, podrás determinar los aspectos con qué crearás tu comunidad de marca. Esto implica, saber cuál serán las plataformas que te ayudarán en el logro de tus objetivos y que se adecúe, según:

  • El tamaño proyectado de tu audiencia
  • La participación que se requiere
  • Las características según el buyer persona
  • El nivel de conocimiento técnico
  • El presupuesto
  • Y las formas de pago
  1. Haz que se sientan parte de tu comunidad

Como en toda comunidad, los miembros deben sentir que están obteniendo “algo más”, por esa fidelidad que han tenido hacia la marca. Y si además, forman parte de un grupo social, deben tener la capacidad de entender y adaptarse al lenguaje de esa comunidad. Algunas estrategias para lograr estos aspectos, son:

  • Definir estándares de moderación
  • Fomentar el desarrollo de contenidos y memes para generar engagement
  • Hacer subgrupos en las plataformas con los clientes que mayor interacción tengan
  1. Genera una mejor experiencia de pago

Una forma casi segura de fidelizar a tus clientes y que esa comunidad sea realmente fuerte, es dándole la mejor experiencia en plataformas de pago. Una excelente manera de hacerlo es:

  • Cobrando dependiendo de la frecuencia y uso que dispongan de tus servicios
  • Facilitando las operaciones
  • Ofertando de forma personalizada
  • Notificando sobre cambios, suscripciones y demás servicios
  • Facilitando las transacciones según el país y la moneda
  • Diversificando métodos de pago
  • Recuperando cobros rechazados
  • Gestionando sus suscripciones de forma sencilla

Así que, si deseas que tus clientes sean embajadores de tu marca, garantiza que no tengan dificultades con los sistemas de pago. Este problema es catalogado como la principal causa por la que los compradores abandonan los sites. Para ello, te recomendamos recurrir a plataformas de pagos que eviten esta posibilidad.

  1. Atiende a los comentarios

No obstante, el éxito de una comunidad de marca, parte de la escucha activa. Al activar alertas, sabrás sobre las opiniones, comentarios, objeciones; y por lo tanto, podrás detectar algunos problemas y solventar algunas fallas y barreras que hayan perjudicado algunas ventas antes.

  1. Define qué quieres transmitir con tu marca

Es importante que recuerdes que, el punto de inicio para la construcción de una comunidad de marca fuerte es: Definir qué deseas transmitir con ella. Y eso parte de, la diferenciación con respecto a otras marcas, las funcionalidades del negocio, las técnicas de marketing y cómo quieres que sea recordada.

Ahora que ya tienes toda esta información, puedes darle pie a tu comunidad de marca. Y con ello, hallar la mejor forma de establecer feedback con tus clientes y prospectos.  Una vez esté consolidada la comunidad, verás que la captación será más sencilla y tu facturación, más elevada, gracias a esa valiosa red de colaboradores.